Mantener un peso saludable, el propósito para tener buena salud

Visto: 341

¿Ha notado que cuando va a usar algo de ropa la siente más ajustada o ya no le queda, o quizá cuando se mira en un espejo percibe un aumento de tamaño del abdómen o de otras partes del cuerpo y recuerda que ha dejado de hacer ejercicio y que sus hábitos alimenticios han cambiado? Seguramente puede que tenga exceso de peso y no lo sabía.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que pueden ser perjudiciales para la salud y representan una de las principales amenazas para la salud pública en el mundo. Hay que tener en cuenta que no necesariamente una persona con sobrepeso es obesa, pero es evidente que sí es el primer paso para llegar a serlo.

En nuestro país la situación no es diferente a lo que sucede en otras regiones del mundo, donde en los últimos años se ha visto un aumento considerable en el número de casos de personas con sobrepeso y obesidad. De acuerdo a datos de la Encuesta Nacional de Salud Nutricional –ENSIN 2010, el 51,2 por ciento de la población entre 18 y 64 años presenta exceso de peso; es decir, una de cada dos personas. En cuanto a niños, niñas y adolescentes la situación no deja de ser alarmante: 17,5 por ciento en el grupo de 5 a 17 años presenta exceso de peso; 13,4 por ciento tiene sobrepeso y 4,1 por ciento presenta obesidad.

¿Cómo saber si tengo un peso saludable?
Algunos métodos permiten saber si se tiene el peso saludable. Uno de los más prácticos y fáciles es medir el Índice de masa corporal (IMC),que se logra mediante la aplicación de una fórmula matemática donde se divide el peso (en kilogramos) por la estatura (en metros) al cuadrado, el resultado indicará si el peso de la persona está acorde con su estatura. Esta fórmula no aplica para mujeres en estado de embarazo.


Estas son algunas de las prácticas que realizadas de manera regular previenen el sobrepeso y ayudan a mantener un peso saludable:

  • Alimentarse sanamente.
  • Reduzca al mínimo el consumo de alimentos ricos en grasa trans (aceite o manteca de origen animal, margarina, y aceite reutilizado), bebidas azucaradas (refrescos, gaseosas),conservas o encurtidos.
  • Incluya en la alimentación cinco porciones diarias (400 gramos) de frutas y verduras.
  • Reduzca el consumo de sal.
  • Realizar actividad física con regularidad.
  • Son suficientes 30 minutos de caminata diaria durante 5 días a la semana. En niños y adolescentes, el tiempo es el doble y se deben incluir actividades deportivas vigorosas.

Fuente: Boletin PYP No 7 - Ministerio de Salud.